esarzh-TWenfrdeiwitjaptrutr

Boudou y Massa, complicados con Arcadia en canje de bonos

El “caso Arcadia” ha vuelto a tomar vuelo mediático. Pero la intimidad de la causa judicial (una de ellas, la principal, porque hay otras dos denuncias de otros tantos fiscales) todavía está por contarse. De hecho, aunque todos los cañones hoy se dirigen al alicaído vicepresidente, Amado Boudou, el intendente de Tigre, Sergio Massa, tuvo un papel central en el inicio de la historia, hace más de tres años.

La primera denuncia la realizó el diputado nacional Claudio Lozano, quien reclamó que se investigue el papel que jugaron en este caso tanto Boudou como Massa, quien como jefe de Gabinete en 2009 dio el puntapié inicial del canje de bonos en el que intervino la consultora Arcadia. Massa fue quien introdujo a Boudou en el círculo presidencial, le entregó su silla en el Anses. Luego el marplatense se las arreglaría casi solo y, mientras Massa perdía el favor de Cristina Kirchner y se iba del Gobierno, él ascendió al ministerio de Economía y luego a la vicepresidencia.

Para entender el caso, después de tantas idas y vueltas, el diario “Clarín” del 16 de abril de 2010 puede ser un buen comienzo para entender en qué consistió este canje, el primero en la historia en el que las comisiones no fueron pagadas por el Estado argentino sino por los bancos privados que intervinieron, entre ellos el Citibank local. “Arcadia es propiedad del abogado Marcelo Etchebarne y el economista Emilio Ocampo. Quienes los conocen, dicen que reúnen las cualidades necesarias para llevar adelante los negocios en los que se involucran: Etchebarne es un abogado con profundo conocimiento del marco legal adecuado para este tipo de operaciones. Ocampo acredita 17 años de experiencia en varios de los principales bancos de inversión del mundo. Finalmente, pero no menos importante, para esta ocasión demostraron tener los contactos adecuados para empujar su idea (el canje) hasta que fuera adoptada como propia por el matrimonio Kirchner”.

Etchebarne tuvo la osadía de ir contra la corriente de los intransigentes “holdouts” ya en 2008, y convenció a algunos de sus representantes de acercarse a las autoridades argentinas para llegar a un acuerdo. Según “Clarín”, tenía fluídos contactos con Massa y con Boudou. También, hay que decirlo, su amplia cartera de clientes locales incluía a José Luis Manzano.

En agosto de 2008, Etchebarne es recibido por Massa, entonces jefe de Gabinete, quien según el matutino “les exigió sumar al Citi y al Deutsche” para cerrar un acuerdo. La negociación entró en puerto muerto, pero la llegada de Boudou a Economía poco después de la derrota oficialista en las elecciones de 2009 reanimó las conversaciones.

Boudou mantuvo viva la operación que finalmente el 15 de abril de 2010, y tras largas demoras, se anunció oficialmente. La comisión para Arcadia, estimada en 5 millones de dólares y a cargo de los bancos privados, en un apriete de último momento de Juan Bruchou, entonces presidente del Citi local, se redujo a menos del 20 por ciento. Cerca de Boudou y Etchebarne ven detrás del “revival” del “caso Arcadia” la mano de los representantes del Citibank, más allá de que a “Clarín” ahora cualquier cosa que le sirva para lanzarle estiércol al oficialismo le venga bien. Por sus importantes servicios prestados en Argentina, el agresivo Bruchou fue “ascendido” en abril pasado a responsable regional del banco estadounidense.